“La Cabina Telefónica”

     Para ubicarte muy bien antes de escribir, narrar y describir esta anécdota, déjame presentarte a la protagonista “La Cabina telefónica británica” La tradicional cabina roja de teléfono londinense ingresó a la colección de “clásicos” del Museo del Diseño de Londres.

     Nos habíamos juntado para salir esa noche a La Boom, la mejor discoteca en ese tiempo en Cancún, en la parte de afuera de la entrada a la disco, del lado derecho estaba “La Cabina telefónica” el cual daba el servicio de teléfono publico., dentro de La Boom, había otra cabina exactamente igual sobre la pista en una parte alta, del lado derecho y solitaria no contaba con el aparato telefónico, pero si con luces que aunado a los gases de hielo seco en pleno éxtasis de la noche era donde la gente se daban a conocer, jajaja como diría Madonna, “express yourself”

      Ahí íbamos los ‘desmadrosos’ que causabamos de repente repudio en los clubes nocturnos, nos conocíamos todos los clubes y nos conocían en todas jajajaja!
     Jose Luis encabezaba la lista, el era quien dirigía al grupo y nos metía “literalmente” jajajaja el tronador en el culo para que dijéramos, “¡expresaaateee, sueltenseee!” ¡jajajaja!
     ¡Ay dios mi padre querido! (expresión muy tabasqueña), esa noche Jose Luis Lara (mi primo) y yo nos fuimos juntos con Santiago Rivas quien vivia en el apartamento de abajo, Cristina Chavez, Gabriela y Aurea Trujillo y Patricia Sanchez se fueron juntas y Marcela Correa llego sola en su wocho, (su VW rojo), todos dispuestos a pasar una noche ‘tranquila’ y llena de diversión…, ¡y que diversión! jajajaja…
     Antes de llegar a La Boom, pasamos por una tienda de abarrotes para comprar unas cervezas para ponernos en “tono”, cada quien con su “chela” y que chela, eran tremendas “caguamas” (las botellas tamaño familiar de cervezas).
     A escasas cuadras de La Boom teníamos que bebernos ese ‘botellon’ para poder entrar ya entonados en ambiente, y asi lo hicimos, el ‘glup, glup, glup’, se escuchaba al tragarnos las cervezas heladas, las “damitas” (Marcela, Aurea, Cristina, Gabriela y Patricia) cual vil borrachas de vecindad, con la cabeza inclinadas hacia a tras y a pico de jarro, ¡Oh my god que espectáculo! (no teníamos ni vergüenza ni pena, eso no lo conocíamos) jajajaja estábamos en pleno ¡desenfreno juvenil….!

     Normalmente íbamos a La Boom los jueves que era “ladies night”, solamente Jose Luis y yo pagamos US$20.00 all you can drink, ¡la noche estaba hecha! esa descontrolada noche, fue fatídica, nos ubicaron en una zona frente a la pista de baile a unos cuantos escalones., ahí estaba “La cabina telefónica”, me preguntaba si “alguien querría hacer alguna larga distancia a esa hora con tanto ruido…” jajajajajaja!

     Comenzamos a pedirle a nuestro mesero (David) que nos diera los “shots de cucarachas” y de pronto no se como vuelvo a ver a mi costado, y estaba  Aurea en el piso, se resbalo y cayo, Jose Luis al quererla ayudar, también resbalo y quedo de tras de ella sentado, al ver Patricia esto, pensó que bailaban sentados ahí, todos nos unimos, nos tiramos al piso uno de tras del otro como “trenesito”, nuestro mesero nos preguntaba si todo estaba bien, nosotros bailabamos en el piso sin parar, no nos importo lo bien arreglados y vestidos que íbamos esa noche jajajaja!

     A la media noche cuando la música ya nos había alcanzado el ritmo corporal, cuando el éxtasis sale desde a dentro en forma de deseo carnal, cuando las expresiones corporales aunados al alcohol, ya solían mostrar la debilidad humana., a alguien se le ocurrió ir a la cabina telefónica a hacer una “llamada de larga distancia” jajajajajaja!!!! No dudo tantito que fue a J.Lu….

     Corrimos hacia la pista, y Jose Luis ¡exclamo! ¡todos a la cabina telefónicaaaa…!, comenzamos a colgarnos por la parte de afuera de la cabina Jose Luis, Aurea, Marcela, Patricia, Cristina, Gabriela y yo., Santiago solo observaba los desvarios que habían provocado las ‘caguamas y las cucarachas’…, y de pronto abrimos la puerta y nos introducimos uno por uno, creo entrabamos de a 3 por turno hubo un momento que entrabamos a la cabina telefónica hasta 4 personas… (teníamos entonces unos cuerpesitos esculturales) jajajaja, encaramados uno sobre otro bailabamos al ritmo de la extenuante música, unos dentro y otros fuera de la cabina telefónica, eso parecía un panal de abejas nos alternabamos para entrar y salir…, las luces y el hielo seco dentro de la cabina nos hizo caer en éxtasis, poseídos por el momento, restregandonos nuestras partes unos con otros…, jajajaja (imaginenselo)

     Habían transcurrido unos 5 minutos cuando vino un agente de “seguridad” a decirnos que saliéramos de la cabina telefónica, nos gritaba como si no escucharamos, jajajaja ¡nosotros no le hacíamos caso!, en pleno éxtasis lo ignorabamos, el gritaba cada ves mas y al ver que nosotros no hacíamos caso alguno, se enojo y haciendo una seña obscena y gritando por ultima ves exclamó…, “¡¡¡Matense!!!” jajajajaja (nosotros proseguimos bailando como sardinas enlatadas dentro de la cabina sin poder hacer una ¡larga distancia!, la cabina se tambaleaba de lado a lado….)
     Al salir de La Boom, ya te imaginas como nos poníamos cuándo el aire nos daba en la cara…, Marcela se fue derechita a su carro iba algo “cuerda”, se subió y José Luis le preguntó., ¿a donde crees que vas?, -a mi casa contestó ella muy sumisa-, pero vas con nosotros antes al “risky business” (un antro after hours) le dijo., Lo siento Pepe, pero ya me voy a mi casa., José Luis se dirigió hacia nosotros y nos gritó lo que Marcela intentaba hacer, ‘darse a la fuga’…,  ¿que, queeeee? a no exclamamos todos, ¡¡¡tu no te vas!!!
     A las 5:00, am no íbamos a permitir que nos abandonara, Jajajajaja, Pp se tiró al piso en pleno Boulevard Kukulcán, y ahí lo seguimos todos, nos tiramos unos sobre de otros frente al carro de Marcela, ésta se quedó congelada frente al volante cagada de la risa, Jajajaja, esa noche terminamos en el riesgo, en “risky business” hasta el amanecer…! ¿alguien se acuerda que paso ahi? Aurea y J.Lu terminaron bañados completamente con los cubetazos de agua…, aprovecharon las “cubetas donde ponen 6 cervezas con hielo para enfriar” jajajaja!!!

     Teníamos muchas ganas de pasarla bien y bailar toda la noche, nosotros si que “desquitabamos la entrada”., al salir del ‘risky’ nos subimos al carro de Pp, justo en frente de la glorieta de la avenida Tulum al circular nos toco el alto, J.Lu, nuevamente nos ‘prendio la mecha’ subió el volumen del estéreo de su carro, nos hizo que nos bajaramos todos de su coche y del carro de Marcela todos, ahi parados en plena glorieta con la luz roja, aprovechando esos minutos nos pusimos a bailar fuera de los carros en plena calle…, no sentíamos pena de bailar, total, estábamos en un país libre y soberano! jajajajaja…

     Una anécdota mas que tenia ganas de contarles, muchas de estas historias sanas tengo en mis recuerdos, ¿listos para la siguiente?

Acerca de Manolo De La Cruz

Nacido orgullosamente tabasqueño, crecido en la tierra de los "tumbapatos" en Macuspana cruzando el río Puxcatán en San Joseito "Rancho 2-Hermanos". Vivido en Costa Rica y parte en Caracas, Venezuela. Escritor cómico, narrativo, descriptivo, anecdótico y ahora pintor empírico. Ver todas las entradas de Manolo De La Cruz

6 responses to ““La Cabina Telefónica”

  • Tere Aristi

    Mi querido Manuel, es de esperarse estas anécdotas tan padrísimas y llenas de risas me consta lo bien que la pasabas, tú si que haz vivido al máximo y que envidia…pero de la buena jajaja.
    Si hablara esa cabina telefónica……!!!!!.
    Muy buena “nota”. Besos.

    Me gusta

  • marcela

    jajajajajaja te pasas manuel jajaja me quedo sin palabras de acordarme sigo doblada de risa y me vienes mas recuerdos de esa bendita disco como la gozamos era nuestra despedida cada viaje a tabasco ay padre (frase choca) si esos muros hablaran jajajaja si sara perdi el glamouuurrsss varias veces jajajajaja besos manolito crees que podamos hacer otra llamadita ???????????????????? te quiero

    Me gusta

  • Sara García Cobos

    jajjajjajaja, que padre manolo, que te acuerdes de esos anecdotas, es una lastima que ya no exista esa Disco, pero los recuerdos son lo mas importante, sigue contandonos de esos anecdotas, como va tu libro?, gracias por hacernos reir, sobre todo mi amiga perdió el glamour, ajaajajaja, no es cierto, la quiero mucho. Besos.

    Me gusta

  • Annette Sanchez

    Siempre lista para la siguiente historia! La proxima voy a esperar tu llamada larga distancia…

    Me gusta

  • susanuca

    Jajaja! Tú si que te divertías ehh! Y como dices “sanamente” jeje (a comparación de lo que hacen ahora) Que noches aquellas en la Boom, padrisimas llenas de ambiente y claro como olvidar esa cabina! Me hiciste recordar viejos y muy buenos momentos. Saludos!

    Me gusta

  • Ceci

    Many ya me dieron ganas de ir a hacer una llamada de larga distancia a Cancun 🙂

    Me gusta

Comenta este articulo aqui:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: